Eyaculación Precoz o Prematura

“¿Cuánto se considera poco tiempo? Si llevo toda mi vida igual, ¿la eyaculación precoz es un problema?”.

¿Cómo sé si tengo eyaculación precoz?

Como casi todas las disfunciones sexuales, su presencia o ausencia depende de la percepción de quien la padece y de su pareja. Se considera eyaculación precoz o prematura a aquella que no cumple los parámetros que, tanto el hombre como su pareja sexual, consideran «aceptables».

Puede darse antes de la penetración, al realizarla, o bien a los minutos de iniciarla.

La eyaculación ocurre cuando se contraen el epidídimo (órgano donde maduran los espermatozoides), los conductos deferentes, vesículas seminales y la próstata y, tras esto, las contracciones rítmicas del suelo pélvico provocan la expulsión del líquido seminal al exterior.

Inervación suelo pélvico masculino y eyaculación

Todas estas contracciones son dependientes de:

  • Sistema nervioso: conjunto de nervios, médula espinal y cerebro, encargado de las actividades voluntarias.
  • Sistema neurovegetativo: parte del sistema nervioso que controla las funciones fisiológicas, vitales y viscerales. Recibe señales nerviosas sobre todo de la médula espinal, tallo cerebral e hipotálamo, aunque también de la corteza límbica.
  • Sistema límbico: relacionado con los instintos humanos, la memoria, las emociones y la conducta.
Sistema límbico y deseo sexual
Sistema límbico y deseo sexual

¿Qué puedo hacer si tengo eyaculación precoz?

Al igual que para la disfunción eréctil, recomendamos un abordaje multidisciplinar y, si no es posible, analiza por dónde empezar:

  1. Tómate un momento para ser sincero contigo mismo, ¿crees que la causa es psicológica? ¿sientes ansiedad, culpa…? ¿asocias la eyaculación precoz a estas emociones? 

Desde el enfoque psicológico podrán ayudarte a gestionar las emociones y expectativas, y tu conducta ante las mismas.

  1. ¿Tienes problemas de salud? ¿hiper o hipotiroidismo? ¿tomas medicación habitualmente? ¿tienes o has tenido problemas neurológicos? 

Al estar regulada la eyaculación por el sistema neurovegetativo, hay que evaluar si existen trastornos hormonales y/o neurológicos a distintos niveles y, en caso de haberlos, tratarlos.

  1. ¿Tu movilidad pélvica es completa? ¿tienes sensación de pinchazos, quemazón o calambre en la zona pélvica? ¿pasas mucho tiempo sentado? 

Como ya hemos explicado, la eyaculación depende de varias contracciones, por lo que si no lo hacen con suficiente fuerza, estas contracciones no serán suficiente para mover el líquido seminal, llegando incluso a generar dolor pélvico durante las relaciones sexuales o tras las mismas. ¡Aquí es donde nosotros podemos ayudarte!

Si tienes cualquier duda, ¡no lo dudes! ponte en contacto con nosotros haciendo click aquí.