Disfunción Eréctil o Impotencia Sexual

“Me atrae mi pareja, pero no consigo mantener una erección. Si no tomo pastillas, no funciono.”

¿Por qué no consigo que mi erección dure?

En la disfunción eréctil, el pene no consigue una erección lo suficientemente fuerte y/o duradera como para poder consumar el acto sexual con penetración.

 La causa suele ser multifactorial:

  • Bioquímica: las respuesta sexual es regida por hormonas, neurotransmisores y sustancias bioquímicas que actúan en el cerebro, a lo largo de la médula espinal, y en los propios órganos sexuales. Por ejemplo, permitiendo la apertura o cierre de válvulas que evitan o facilitan el retorno sanguíneo, o la contracción de músculos tanto voluntarios como involuntarios.
  • Neurológica: el sistema nervioso ha de ser capaz de recibir, procesar e interpretar los estímulos de forma correcta. Su funcionamiento ha de ser óptimo tanto en la recepción como en el transporte de la información sensorial desde los receptores cutáneos, la activación de distintas áreas cerebrales y medulares, y la respuesta que estas emitan, con su consecuente llegada a los órganos y músculos que intervienen en la respuesta sexual.
Inervación del suelo pélvico masculino y disfunción eréctil
  • Vascular: la erección es provocada por la acumulación de sangre en la zona genital. Si esta circulación se ve comprometida en algún punto, la erección será incompleta y/o poco duradera.
  • Neuromuscular: la activación de los músculos del suelo pélvico o su relajación facilitan o dificultan la erección, si a nivel espinal, la señal nerviosa se ve impedida o comprometida, provocará alteraciones en la activación o relajación de la muscular.
  • Psicológica: estrés, ansiedad, expectativas, miedos… la respuesta sexual se ve influida por el sistema límbico, el cual se considera responsable de las emociones, memoria y conducta, por lo que la gestión de emociones, experiencias y conducta influirán directamente en el desarrollo del acto sexual.

La disfunción eréctil es un problema muy común y que suele estar asociado a problemas con la próstata, a pesar de que no siempre es así. La disfunción eréctil puede ser secundaria, por ejemplo, a un episodio de priapismo, a fractura de pene, o a desequilibrios hormonales.

Suelo pélvico masculino

¿Qué puedo hacer para recuperar mis erecciones?

Como partidarios del enfoque biopsicosocial, el abordaje más completo será el multidisciplinar, abordando el problema desde todos los puntos a la vez: médico, psicológico y estructural. Sin embargo, si no es posible, evalúa el posible origen respondiendo a las siguientes preguntas:

  1. ¿Es un problema psicológico?¿son mis pensamientos, expectativas, emociones? 

Sé honesto contigo mismo, piensa qué sientes, qué piensas, cómo reaccionas… Y si crees que el problema surge desde este enfoque, empieza con la ayuda psicológica.

  1. ¿Tienes problemas de salud? ¿hay otros problemas o más síntomas que te preocupan? 

La salud es lo primero, acude a un/a especialista en andrología.

  1. ¿Tu pelvis se mueve bien? ¿notas mucha tensión o debilidad en tu zona genital o pélvica?

Por ejemplo los impactos, mucho tiempo sentados, ciclismo, hípica y el montar en moto provocan tensión en el suelo pélvico y la musculatura genital, comprometiendo la función muscular, vascular y nerviosa. ¡En este punto podemos ayudarte!

¡No lo dudes! Contacta con nosotros haciendo click aquí.