Endometriosis

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es el crecimiento de la capa interna del útero, endometrio, fuera del útero. Este tejido endometrial suele quedarse en la zona pélvica, pero es posible que aparezca fuera de esta.

Las mujeres con endometriosis presentan dolor abdómino-pélvico intenso cíclico: se repite todos los meses.

Endometriosis

El tejido endometrial, intra o extrauterino, es hormono-dependiente, por lo que el ciclo menstrual influirá de forma directa en la sintomatología que este tejido produzca: el tejido crecerá, modificará su estructura y se deshará. El problema de que se genere fuera del útero es que influirá en otras estructuras, generará sustancias inflamatorias y, a la hora de eliminarse (como pasa en el útero mediante la menstruación), no tendrá cómo exteriorizarse, quedando disperso en la cavidad pélvica.

Al ser hormono-dependiente, su diagnóstico suele ser más complejo, ya que el examen de pélvico debe ser cuando el endometrio esté en los momentos de máximo desarrollo. Si se hace, por ejemplo, tras la menstruación, el tejido endometrial no va a tener el tamaño suficiente como para ser visible en las pruebas médicas. Por esto, lo más aconsejable es hacer un control de las características del dolor y tu periodo, de forma que se puedan apreciar todas las asociaciones posibles entre ambos y descartar, por ejemplo la dismenorrea o dolor menstrual, o el dolor pélvico crónico.

Endometriosis - ciclo endometrial
Ciclo Endometrial – Uterino.

Los síntomas y la gravedad de esta condición pueden ser proporcionales o no serlo, por lo que cada caso ha de ser valorado de forma individualizada. Algunos síntomas son:

  • Inflamación pélvica que varía con el ciclo menstrual, al igual que el dolor y los calambres.
  • Sangrado abundante durante la menstruación y sangrados entre periodos.
  • Infertilidad y dolor durante las relaciones sexuales o después de estas.
  • Molestias durante los movimientos intestinales (previos a ir de vientre o durante este acto).
  • Dolor lumbar asociado a los cambios durante el ciclo menstrual.

Para cualquier problema relacionado con nuestro ciclo menstrual, es necesario primero una visita al ginecólogo/a, además de acudir a las revisiones periódicas y conocer nuestro propio ciclo, sus características y variaciones.

El tratamiento aquí es farmacológico o quirúrgico, dependiendo de los síntomas y de la paciente. Sin embargo, es necesario saber que no hay una cura definitiva, por lo que también sería buena idea buscar apoyo psicológico para que nos enseñen herramientas para la gestión del dolor y evitar problemas psicológicos secundarios al dolor, la patología y sus síntomas.