Deseo Sexual Hipoactivo

Dese sexual hipoactivo en las mujeres

Creo que soy rara, casi no tengo ganas de tener sexo con mi pareja”

¿Te es familiar esto? Hay personas que no quieren tener relaciones sexuales tan a menudo como otras.

¿Es normal no tener ganas de sexo?

Todos sabemos qué es el deseo sexual, pero ¿de qué depende?

En la respuesta sexual influyen tanto factores biológicos como psicológicos y sociales.

  • A nivel biológico, el sistema neurovegetativo o autónomo es el encargado de todos los cambios hormonales y bioquímicos que provocan que se tenga o no deseo sexual, la intensidad y la duración del mismo, y del bienestar o placer que obtenemos durante y tras las relaciones sexuales, haya o no orgasmo.
  • A nivel psicológico, el sistema límbico tiene una influencia directa en el sistema neurovegetativo, por lo que también lo tiene en la respuesta sexual. El sistema límbico es el relacionado con las emociones, los instintos humanos, la memoria y la conducta. Por ejemplo, si no obtenemos placer u orgasmos durante las relaciones sexuales, como ocurre en la anorgasmia, podríamos perder interés en el sexo.
  • A nivel socio-cultural, nuestra educación, la cultura y religión acompañan nuestra educación sexual o la ausencia de la misma. Los mitos, las creencias, las historias y la información que obtenemos del exterior en referencia al sexo influye en el comportamiento, las expectativas y miedos.
Modelo circular de la respuesta sexual

¿Cómo sé si mi deseo sexual es normal?

Eso depende única y exclusivamente de ti y, en segunda instancia, de tu pareja. No hay un número determinado de pensamientos o actos sexuales que se consideren “normales”, por lo que la disfunción de “deseo sexual hipoactivo” o “hiperactivo” no puede determinarse de forma objetiva.

También se ha de tener en cuenta que existe una orientación sexual denominada asexualidad, en la que una persona puede no sentir atracción física por otra.

Es importante tomarse un tiempo para analizar las asociaciones que hemos establecido a lo largo del tiempo con el sexo, el placer y los orgasmos: si hay dolor durante el sexo, como ocurre con la dispareunia, probablemente cada vez querramos practicarlo menos; si tras tener sexo, aparece dolor, como en el dolor postcoital, ocurrirá lo mismo. Si estás muy estresada o con muchas cosas en la cabeza, la función sexual se verá afectada, al igual que el deseo sexual. Todo esto puede favorecer el desarrollo de un deseo sexual hipoactivo.

eje hipotalamo hipofisis y cortisol

¿Cómo puedo aumentar mi deseo sexual?

Hay dos enfoques, tanto para el deseo sexual hipoactivo como para el hiperactivo: psicológico o médico.

  • Psicológico: la sexología, especialidad de psicología formada alrededor de las disfunciones sexuales son los profesionales con mayor número de herramientas para tratar el aspecto psicosocial de la sexualidad, dando apoyo y guía en los campos de la vida que influyen en la sexualidad: estrés, ansiedad, creencias, miedos, expectativas y más.
  • Médico: la ginecología es la especialidad médica que puede tratar disfunciones sexuales por sus amplios conocimientos en fisiología humana (procesos bioquímicos que rigen las funciones corporales), desarrollo y estado del aparato reproductor femenino en su conjunto, y patologías pelvi-perineales.

Lo ideal es, en la medida de lo posible, abordar estos casos desde un enfoque multidisciplinar, es decir, con la ayuda de ambos profesionales, sin embargo, se puede decidir por dónde empezar respondiendo a las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué te lleva a pensar que tienes un problema? ¿cómo te sientes al respecto? ¿crees que tu estado anímico o tus circunstancias contribuyen a que tengas un mayor o menor deseo sexual?

    Ser sincera contigo misma y responder a estas preguntas puede darte la clave de cómo abordar tu problema y a quién acudir para buscar guía.
  2. ¿Tus últimas revisiones médicas y ginecológicas han ido bien? ¿tienes alguna enfermedad u otros síntomas que pueden llevarte a pensar que puede ser susceptible de tratamiento médico? ¿tomas alguna medicación o consumes algún tipo de droga?

    Es recomendable siempre comentarle a nuestro médico si observamos algo que nos preocupa, sin embargo, si realizas todos los controles médicos como lo recomienda tu médico y todo sale correcto, escucha a tu médico cuando le expreses tu preocupación y déjate asesorar por él/ella.

¡No lo dudes! Podemos ayudarte, contacta con nosotros haciendo click aquí y recupera tu vida sexual.