Anorgasmia y Dificultad para Alcanzar el Orgasmo

Dificultad para alcanzar el orgasmo en las mujeres

En toda mi vida, habré tenido seis orgasmos” “por más que disfruto durante las relaciones sexuales, no consigo alcanzar el orgasmo casi nunca.”

¿Te es familiar el no conseguir tener orgasmos durante las relaciones? ¿te has resignado a que es «normal»?

¿Es normal no alcanzar el orgasmo?

Es muy común encontrar mujeres a las que les cuesta alcanzar el orgasmo, ya sea de forma habitual u ocasional. Sin embargo, este hecho no quiere decir que no disfruten de las relaciones sexuales.

Para saber exactamente a qué nos enfrentamos es importante diferenciar entre:

  • No haber tenido orgasmos nunca: anorgasmia primaria.
  • No tener orgasmos a partir de x suceso (que no tiene por qué ser un suceso traumático): anorgasmia secundaria.
  • Tardar “mucho” tiempo en tener un orgasmo durante un acto sexual, ya sea en pareja o en solitario.
  • Tener orgasmos una de cada x veces que tengo actividad sexual en pareja o en solitario.
Inervación del suelo pélvico. Indispensable para alcanzar el orgasmo.

También, para ver cuál es el problema, hemos de conocer cómo se presentan los síntomas cuando nos masturbamos solas y cuando tenemos relaciones en pareja.

¿Por qué? Porque si tenemos una disfunción sexual de causa, por decirlo de alguna forma, orgánica o médica, la tendremos tanto en pareja como en solitario; sin embargo, si sólo nos pasa en solitario o en pareja, habrá que hacer un análisis de los factores que diferencian una experiencia de la otra e intentar resolver estas diferencias, normalmente, mediante trabajo con especialistas en sexología.

Además de esta distinción, hemos de hacer otra: orgasmo vs. Orgasto.

  • Orgasmo: respuesta física que tiene lugar durante el orgasmo, como la apnea, arqueamiento lumbar y cervical, contracciones rítmicas del suelo pélvico y miotonía (aumento del tono muscular general). Es independiente de la sensación de placer y bienestar.
  • Orgasto: respuesta psicológica-emocional ante el orgasmo, sensación de placer y bienestar que obtenemos de una relación sexual consentida y satisfactoria. Suele ir ligada al orgasmo.

El orgasmo es una manifestación física, mientras que el orgasto es hormonal y bioquímico, es decir, psicológico, cerebral y emocional.

Por esto, si el problema es físico y no es tratado, puede dar lugar a deseo sexual hipoactivo.

¿Cómo puedo tener orgasmos?

Lo primero, habla con tu médico para descartar enfermedades subyacentes, problemas neurológicos o endocrinos, e interacciones medicamentosas. Una vez descartado esto, plantéate las siguientes preguntas:

1 – ¿Me pasa siempre? ¿me pasa solo en pareja? ¿cómo interpreto el placer? ¿eres capaz de abstraerte de otras cosas mientras tienes una relación sexual? ¿tu pareja (si la tienes) se involucra en tu placer?

Estas preguntas pueden indicarte si lo que necesitas es ayuda de un/a sexólogo/a para ti o para ambos miembros de la pareja. Os enseñará cómo abordar este tema sin tabúes, guiará para resolver vuestras dudas y para probar alternativas, y os brindará una base para trabajar.

2 – ¿Tienes problemas en el suelo pélvico? ¿problemas para ir al baño? ¿lumbalgias recurrentes? ¿tienes buena movilidad de la columna y cintura pélvica? ¿has estado embarazada?

Una debilidad o un exceso de tono en nuestro suelo pélvico puede hacer que las contracciones no tengan lugar, la fuerza suficiente o la velocidad necesaria para provocar un orgasmo, o bien puede que la columna y la pelvis no se muevan con la suficiente libertad como para transmitir las señales nerviosas tanto hacia la médula espinal (sistema nervioso) como desde ella. ¡Aquí podemos ayudarte!.

No dudes, contacta con nosotros haciendo click aquí y recupera tu placer sexual.